Neus Zapata: “En cada restauración de Casa Batlló descubres cosas increíbles”

Neus Zapata lleva 32 años trabajando en restauración. Desde los 90 es co-propietaria de una empresa de conservación y restauración (ECRA S.L.) y en la actualidad afronta uno de los retos más emocionantes de su carrera: restaurar la Planta Noble de Casa Batlló.

¿Qué significa para ti trabajar como restauradora en Casa Batlló?En estos momentos es un gran reto. Mi empresa lleva años trabajando en Casa Batlló y actualmente hay muchos frentes abiertos. Además, le tengo especial cariño a la Casa. De pequeña pasaba en coche con mis padres y me llamaba la atención la fachada. Para mí era como de juguete. Antes los balcones eran negros y tenía un aspecto fantasmagórico. Me dejaba hipnotizada.

¿Cómo es tu día a día laboral?Pues suelo estar en primera línea. Aunque tenga una empresa y trabajemos con colaboradores casi siempre hago de restauradora. Es muy importante estar en la obra: te permite establecer los ritmos de trabajo, planificarlo bien, solucionar imprevistos… Así sale todo mejor.

¿Cómo es el proceso habitual de una restauración?Lo primero es documentarse: buscar información, hacer fotos de la zona y tener un mapping de alteraciones, es decir, un plano en el que especificas todas las patologías de la superficie u objeto de restauración.

¿Y luego?Diagnosticamos las patologías que sufre un edificio a nivel ornamental y después hacemos una propuesta de intervención. Normalmente hay que hacer analíticas pero debes saber qué buscas. Una analítica es una respuesta a una pregunta. Por tanto, antes que nada debes pensar cuál es tu duda, tu hipótesis.

 

Un trabajo de detectives.¡Pues sí! Y luego viene el proceso de limpieza. Hay que limpiar las superficies embrutecidas por el paso del tiempo. En las fachadas esto es muy relevante debido a que estamos en Barcelona, una ciudad contaminada y cercana al mar. Piensa que nuestra prioridad es conservar antes que restaurar y esto implica hacer una conservación preventiva. El material debe estar en buenas condiciones y limpiar previene el deterioro. Algo tan simple como aspirar el polvo superficial preserva los materiales en mejores condiciones.

¿Y después?Después, en caso necesario, vienen las restituciones volumétricas; es decir, recuperar los volúmenes existentes que se han perdido con el paso del tiempo. Finalmente viene la restitución cromática. A menudo el color no se adecua al original, así que tienes que acabar ajustándolo. Y luego está la consolidación y protección. A veces hay que proteger el objeto restaurado con productos específicos para evitar el deterioro del original.

Nuestra prioridad es conservar antes que restaurar

¿Y qué estáis haciendo actualmente en Casa Batlló?Ahora estamos restaurando el estuco de la Planta Noble. Después de hacer varias catas, descubrimos el estuco original escondido debajo de diferentes capas de pintura. Las paredes hablan. Cuando eliminas la pintura encuentras información oculta.

¿Puedes hablarnos un poco más del estuco?El estuco es un reboco de pared que puede tener muchos tipos de acabado. Suele hacerse de forma artesanal y tener 2 capas. La primera es de cal, arena y a veces contiene algo de polvo de mármol. La segunda suele estar hecha con cal y polvo de mármol muy fino. Pero el estuco de la planta Noble es muy especial: no es homogéneo, muestra sutiles degradaciones de color y es diferente en cada sala. Las salas de la parte lateral de la casa tienen colores más terrosos y rosados. En cambio, en la sala central que da a Paseo de Gracia dominan los azules y los grises. En realidad las paredes originales eran mucho más claras que las actuales.

¿Y qué pasos se siguen para recuperarlo?Primero hay un decapado mecánico que se realiza con bisturí y después se realiza un decapado químico. Después limpiamos la superficie eliminando los residuos. Y finalmente viene la restitución, aunque para replicar el estuco original antes deben hacerse diferentes pruebas. Expertos estucadores lo han analizado y la técnica de ejecución todavía es un misterio, aunque podemos imaginarla.

¿Qué otros retos implica esta restauración?Principalmente minimizar el impacto en la visita cultural y coordinarse con las obras. La Casa sigue abierta y hay otras obras en curso, lo cual te obliga a cuidar mucho el tiempo de ejecución y a tener un planning muy ajustado.

Y además trabajáis en un espacio muy pequeño.¡Sí! A veces somos 6 personas trabajando en una sala pequeña, lo cual no es nada fácil. Por suerte son personas muy involucradas, que conocen muy bien a Gaudí y que han participado en otras restauraciones. Disfrutamos mucho nuestro trabajo. Es muy vocacional, ¡y muy cansado! Los que nos dedicamos a patrimonio tenemos un trabajo muy duro pero con muchas recompensas. Es muy gratificante.

¿Habías trabajado antes en alguna obra de Gaudí?Sí, en muchas: Palau Güell, Colonia Güell, Parque Güell… También he trabajado en el Pabellón de la Mercè del Hospital de Sant Pau y en la casa de veraneo de Puig i Cadafalch en Argentona, entre otros muchos trabajos. Pero esta casa es muy especial. Yo disfruto mucho trabajando aquí. En cada restauración de Casa Batlló descubres cosas increíbles, siempre hay novedades, cosas ocultas… Yo he trabajado mucho Gaudí pero en esta Casa le dieron vía libre para que hacer lo que quisiera y se nota que disfrutó. Se ve en todo: en los colores, las formas, la luz… Si comparas con otras obras esta es muy distinta. ¡Aquí Gaudí fue feliz!

Te informamos que Casa Batlló si utiliza cookies de terceros para obtener información de los usuarios que acceden a la web. Si deseas más información pulsa aquí

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar