Joan Olona: “Hemos recuperado el revestimiento original escondido bajo múltiples capas de pintura”

Un equipo de arquitectura especializado en la restauración de edificios históricos es el encargado restaurar la Planta Noble de Casa Batlló. Este equipo, con más de 20 años de experiencia en el sector, está integrado por Xavier Villanueva (arquitecto), Ignasi Villanueva (ingeniero civil) y Joan Olona y Mireia Bosch (arquitectos técnicos). En esta entrevista Joan nos explica el último y sorprendente descubrimiento realizado en la Casa.

¿Cuáles son los antecedentes de este descubrimiento? ¿Cómo llegasteis hasta él?En julio de 2017 se realizó una extracción de pequeñas muestras para calificar la calidad y los cromatismos de las diferentes estancias de una vivienda de la planta tercera, destinada originalmente al alquiler. En el laboratorio, las microfotografías y difracciones de rayos X mostraron unos estucos de mortero de cal de una calidad notable que maravillaron al equipo de restauración. Esta evidencia supuso una gran pregunta. Si uno de los pisos de alquiler tenía esta calidad en el revestimiento de paredes y techos, ¿podría la vivienda de los señores Batlló sorprendernos aún más?

¿Cuáles fueron los siguientes pasos?Se realizó una segunda campaña de muestras en lugares estratégicos de la Planta Noble, donde vivía la familia Batlló, ampliando esta vez los tipos de ensayos para intentar obtener la máxima información. Las primeras catas estratigráficas hasta llegar a las capas originales, hacían prever unos resultados sorprendentes, ya que mostraban texturas y variedades cromáticas que las pinturas sobrepuestas enmascaraban. Finalmente, las muestras de laboratorio evidenciaron aún más la nobleza y calidad del trabajo de los revestimientos de paredes y techos de la Planta Noble.

Esta restauración de la Planta Noble es un reto para todas las personas implicadas

¿Qué descubristeis?Hemos descubierto el revestimiento original escondido bajo múltiples capas de pintura y que la técnica empleada consistía en un estuco de cal de diferentes tonalidades. En él, después de las 3 capas que requiere un estuco tradicional, se realizaron incisiones para dibujar el trencadís característico de Planta Noble. Posteriormente las incisiones se rellenaron de nuevo con un mortero de cal y se acabaron con ceras. Los diferentes expertos que han analizado la técnica, la han considerado increíble por diferentes motivos. Primero porque esta técnica implica trabajar hasta 6 veces el mismo m² de pared y techo, pero también por la calidad del acabado, la distribución multitonal y los cambios de colores del estuco.

¿Algún otro hallazgo relevante?¡Sí, el acabado del antiguo despacho del Sr. Batlló! Aquí las juntas de las incisiones se rellenaron con pan de oro, y la distribución multitonal es todavía más rica y sorprendente. Y luego está el arrimadero, claro…

¿El arrimadero? Cuéntanos…Para profundizar en el conocimiento de la piel original de la Casa, se puso en marcha una tercera campaña de prospección, que resolvió otro rompecabezas pendiente. Algunas imágenes históricas mostraban un arrimadero de madera desaparecida en la actualidad. Debajo se descubrió la existencia de un acabado de yeso, así como anotaciones a lápiz que señalaban y dibujaban la ondulación superior del zócalo, hechas en la fase de construcción de la obra de Gaudí. Al mismo tiempo, se descubrió la posición exacta de piezas en forma de gancho que también aparecían en imágenes históricas, y que servían para colgar cuadros, platos decorativos, tapices…

Y empezasteis a trabajar…El equipo técnico se puso a trabajar en la definición de los criterios de restauración de los estucos escondidos durante años. Se empezó por una de las salas laterales visibles desde Paseo de Gracia. Imagina a restauradores eliminando cuidadosamente las diferentes capas de pintura para no dañar los estucos originales: es un trabajo minucioso donde no cuenta el tiempo empleado, sino la protección de la autenticidad. Y la sorpresas no acabaron aquí…

¿Más sorpresas?Este trabajo permitió detectar alteraciones vinculadas a los usos de los espacios en el pasado, ya no solo como vivienda, sino como sede de Seguros Iberia o de los Estudios de Animación Chamartin. Hablamos de regatas de instalaciones hechas sin rigor y que era necesario corregir.

Otro reto añadido.Así es. Esta restauración de la Planta Noble es un reto para todas las personas implicadas: los restauradores que intervienen en la primera fase, los estucadores que deben replicar una técnica impresionante, los responsables de reproducir el arrimadero…Es un reto histórico, una gran responsabilidad y un conocimiento que vale la pena documentar y difundir.

Te informamos que Casa Batlló si utiliza cookies de terceros para obtener información de los usuarios que acceden a la web. Si deseas más información pulsa aquí

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar