Todo sobre la restauración de la fachada

Te explicamos los trabajos en curso, los principales retos, los primeros hallazgos y el contexto histórico de esta restauración única en el mundo.

Una fachada mítica. Una restauración histórica.
La fachada de Casa Batlló, una de las más famosas del mundo, vive un momento histórico que pasa muy pocas veces en la vida. De febrero a mayo de 2019, profesionales de 7 gremios distintos intervienen en ella para limpiarla, restaurarla y aplicar diferentes técnicas de conservación. Cerámica, vidrio, madera, hierro, piedra… La fachada de Casa Batlló es un festival de materiales y creatividad, algo que hace de estas tareas un reto tan exigente como apasionante para todos los profesionales implicados. De hecho, la lona que la cubrirá durante este tiempo es un homenaje a todos ellos.

En esencia, se trata de recuperar el brillo, luz y color originales de la fachada, contribuyendo a preservar el esplendor y autenticidad de este Patrimonio Mundial. Uno de los mayores retos es coordinar a los diferentes equipos implicados, atendiendo al tiempo programado para los trabajos. Esta planificación está sujeta a la climatología, otro de los aspectos claves de este proceso, ya que la humedad y la lluvia pueden condicionar en cualquier momento los tiempos de fraguado y secado previstos y, por tanto, la planificación general de la intervención.

Historia de un edificio (de 1875 a 2019)
Entender la intervención en la fachada y su complejidad, es comprender cómo actuó Gaudí. Casa Batlló es el resultado de la reforma de un edificio neoclásico de 1875, al cual Gaudí añadió su fachada modernista entre 1904 y 1906, un recubrimiento adherido al original lleno de leves ondulaciones que nos recuerdan las olas del mar y que hacen que el comportamiento de la luz sobre ella sea diferente según la hora del día. Un lienzo de cerámica y vidrio al cual también se le añadieron soluciones arquitectónicas de otros materiales (columnas de piedra, balcones de hierro forjado, ventanales de madera…).

Igual que sucedió con el resto del edificio, es importante entender el deterioro que sufrió la fachada desde los años 50 hasta los 90, es decir, desde que los hijos de los señores Batlló vendieron el edificio en 1954 hasta que fue adquirida por la familia Bernat en 1993.

Durante esas décadas el edificio albergó diferentes empresas e inquilinos, sufriendo numerosas intervenciones ajenas al cuidado patrimonial que se tiene hoy en día. Actualmente, cualquier intervención cuenta con la aprobación y seguimiento de los organismos patrimoniales competentes del Ayuntamiento de Barcelona y la Generalitat de Catalunya, siguiendo un plan a largo plazo consensuado por dichas instituciones, la propiedad y los equipos de arquitectura y restauración implicados.

En la fachada, este camino de recuperación y mantenimiento comenzó en 2001, año en que durante 5 semanas se llevó a cabo una restauración total que tuvo como intervenciones prioritarias resolver los problemas del trencadís de vidrio de la fachada y aplicar una limpieza general en la misma. Hoy, 18 años después, aprovechando un proceso global de restauración que vive la Casa, era el momento de volver a mirar nuestra fachada, escucharla, sentirla, cuidarla…

Trabajos en curso (febrero – mayo 2019)
La fachada fue restaurada completamente en 2001, pocos años antes de conseguir el distintivo de Patrimonio Mundial de la UNESCO. Ahora comprobamos que todo lo realizado hace 18 años ha tenido el comportamiento adecuado, verificando que no hayan aparecido nuevas patologías. Al mismo tiempo se procede a tareas de limpieza, mantenimiento y conservación de los diferentes elementos que la componen.

Recubrimiento de la fachada
El primer reto es comprobar que el recubrimiento que añadió Gaudí está perfectamente adherido a la fachada original. Para ello, antes de intervenir, escuchamos la fachada: picando suavemente con las manos palpamos la fachada y detectamos si hay ecos. Si hay un eco, significa que esa zona de la fachada está despegada. Para reparar estas zonas, delimitamos el área afectada y buscamos cómo llegar a la parte posterior (mediante pequeños taladros en las juntas o extrayendo algunos cristales). Hecha esta operación, rellenamos los vacíos con mortero de cal. En 2001 ya hicimos este tipo de sellado y consolidación que ha dado grandes resultados como hemos podido comprobar ahora. Actualmente simplemente quedan algunas pequeñas lagunas por rellenar.

Limpieza general
Otro trabajo clave es la limpieza de la fachada, que tiene el objetivo de eliminar el 100% de la suciedad, básicamente polvo y contaminación acumulados durante los años. Para ello, dependiendo del material, se limpia de una u otra manera. Como la mayoría de la fachada está compuesta de vidrio, la mayor parte de esta limpieza se realiza con agua nebulizada a temperatura elevada. Al mismo tiempo se aplica una limpieza física, raspando suavemente con cepillos plásticos, o bien con bisturí cuando encontramos suciedad incrustada en las juntas.

Cerámica
Uno de los mayores retos de esta restauración es recuperar las piezas cerámicas, un proceso especialmente complicado debido tanto al cromatismo de las piezas como al estado de degradación del esmalte que sufren algunas. Estas piezas las encontramos en 3 lugares:
– En el tejado multicolor formado por piezas onduladas que recuerdan las escamas de un animal (lo que conocemos como el lomo del dragón).
– En los discos cerámicos que encontramos distribuidos por la fachada, en medio del trencadís.
– En la cruz que remata el coronamiento de la fachada.
Aparte de limpiar estas piezas, algunas de ellas también deben “curarse”. Cuando parte del esmalte desparece, a veces se produce vida biológica en estas piezas (hongos, bacterias…). En ese caso hay que eliminar dicha vida biológica y volver a proteger la pieza.

Vidrio
El 100% de las piezas del trencadís de la fachada son de vidrio. Aparte de limpiarlas, se restituyen aquellas unidades que han desaparecido con el paso del tiempo.

Piedra
Dos tipos de piedra componen la fachada. La piedra de Montjuïc, visible en la Tribuna principal, en la Planta baja y en las losas de balcones. El segundo tipo de piedra que encontramos es el mármol de Carrara, de color blanco, visible en el pasamanos y balaustradas de la Primera planta.

Hierro
Uno de los elementos más llamativos de la fachada, son las barandillas de los balcones, hechas de hierro fundido. Vamos a decaparlos, protegerlos y pintarlos. También descubrimos algunos elementos dañados que están en proceso de restauración y reposición.

Madera
En la fachada, encontramos madera en la Tribuna principal y en el 100% de los porticones de las ventanas. Los porticones se limpian y restauran, y en caso de que la madera esté rota, en las partes afectadas se ensambla madera nueva que tiene las mismas características que la original. La mayoría de la madera es de pino de melis de principios de siglo y los injertos se realizan con madera de la misma época y tipo conseguida por nuestro equipo de restauración en talleres, vertederos, almacenes, etc.

Primeros hallazgos
Igual que sucedió con la restauración de la Planta Noble, el inicio de estos trabajos ha traído consigo algunos hallazgos sorprendentes para los expertos. Estos descubrimientos están relacionados con:
-Los diferentes morteros de agarre utilizados en la fachada.
-La tipología y ventilación de la madera de la Tribuna principal.
-Los cromatismos y colores originales de diferentes elementos.
Actualmente, Casa Batlló está analizando dichos hallazgos a través de las universidades pertinentes. Una vez se obtengan los resultados definitivos, informaremos puntualmente.

Compartiendo la restauración
Con el fin de dar visibilidad a los trabajos de restauración, hemos creado esta página para difundirlos; en ella, periódicamente, publicamos información relacionada, tanto de la fachada como de otras intervenciones. Al respecto destacamos:

Streaming de la fachada: Una cámara situada en los andamios retransmite en directo, durante el día, los trabajos que se llevan a cabo por los diferentes artesanos.

Skywalk: Pasea por la cumbre de la fachada: Mientras dure la restauración, ofrecemos a nuestros visitantes un espectacular paseo exterior por la cumbre de la fachada a 30 metros de altura. Skywalk es una oportunidad irrepetible para sumergirse en el trabajo de los restauradores, disfrutando de unas vistas únicas desde el tejado de Casa Batlló.

Te informamos que Casa Batlló si utiliza cookies de terceros para obtener información de los usuarios que acceden a la web. Si deseas más información pulsa aquí

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar