Los mejores edificios de Gaudí en Barcelona

Los mejores edificios de Gaudí en Barcelona

18/04/2017

Los mejores edificios de Gaudí que podrás ver en Barcelona

Hablar de Barcelona es hablar del mar Mediterráneo, de uno de sus equipos de fútbol -el Fútbol Club Barcelona (Barça)- e, inevitablemente, de Antoni Gaudí.

¿Quién hubiese dicho que ese niño enfermizo, de familia de caldereros, nacido en un pequeño municipio cerca de Reus se convertiría en uno de los arquitectos más reconocidos y célebres a nivel mundial?

De hecho, Gaudí es conocido como arquitecto, pero se puede decir que fue un artista integral que dominaba no sólo la arquitectura, sino también el diseño de muebles y de pequeños detalles como los pomos de las puertas o una simple rinconera para libros. Y fue su peculiar forma de entender la arquitectura como un reflejo de la naturaleza, lo que le llevó a convertirse en el máximo representante del modernismo.

Del Gaudí personal e íntimo poco se sabe, pero tenemos la suerte de contar con un gran número de sus obras aquí en Cataluña. Entre las mejores obras de Gaudí en Barcelona se encuentran los siguientes edificios, cada uno de ellos con particularidades que los hacen únicos:

Casa Batlló (1904-1906)

El señor Josep Batlló hizo el encargo de remodelar un antiguo edificio a Antoni Gaudí con total libertad, y vaya si lo cambió…a la derecha del todo de la imagen, Casa Batlló antes de pasar por las manos de Gaudí.

Casa Batlló antes de reformar

©2006 – Institut Amatller d’Art Hispànic – im.02212001 (foto Pau Audouard, ca.1902)

Considerada la obra más plena y madura de Antoni Gaudí, esta joya del modernismo se encuentra en pleno Paseo de Gracia, la milla dorada de Barcelona. Los colores de esta casa rompen con la estética general del resto de edificios y el detalle que más cautiva, y no todo el mundo conoce, es la representación de La Leyenda de Sant Jordi que esconde en su fachada, su tejado e interior.

¿Sabías que Gaudí representó la Leyenda de Sant Jordi en la fachada de @CasaBatlloGaudi?

Pero no sólo el exterior es impresionante, sino que su interior es de visita obligada para todo aquel que quiera conocer la esencia de Gaudí. Los patios interiores son una muestra perfecta del dominio que tenía Gaudí de la luz, transportándote a las profundidades del mar. Este tratamiento de la luz y el color, los recursos y detalles que utilizó para los sistemas de ventilación, así como el trabajo de diferentes materiales (vidrio, madera, hierro…) hacen de esta obra uno de los edificios más importantes de Gaudí y de Barcelona. De hecho, pese a que fue una obra muy cuestionada por las autoridades municipales de aquella época y criticada por la propia ciudadanía, fue catalogada como Bien Cultural de Interés Nacional y Patrimonio Mundial por la UNESCO.

Como curiosidad, no te olvides de asomarte por el ojo del dragón cuando subas a la azotea y podrás ver la Sagrada Familia en la lejanía.

Templo Expiatorio de la Sagrada Família (1883-¿2026?)

Fue posiblemente el gran proyecto de Gaudí y su gran obsesión. Entrar en la Sagrada Familia es sumergirte en un bosque de impresionantes columnas repleto de color.

Interior de Sagrada Familia

Fuente: commons.wikimedia.org

Pero ¿sabías que Gaudí no fue el primer arquitecto que tuvo el Templo? Se hizo cargo de la Sagrada Familia en 1883, un año después de que el arquitecto Francisco de Paula hiciera los primeros planos del Templo. No obstante, de esa primera etapa no queda prácticamente nada, ya que cuando Gaudí cogió el proyecto lo rediseñó y lo hizo completamente suyo, reflejando todo su ingenio y creatividad.

Los primeros años, combinó la construcción de la Sagrada Fam­ilia con otros proyectos y no fue hasta 1910, que acabó la Casa Milá, cuando se dedicó en cuerpo y alma a ­este proyecto. La inesperada muerte del arquitecto en 1926 y la pérdida de la mayoría de los planos y maquetas durante la Guerra Civil, dejó la obra inacabada, pasando por las manos de diferentes arquitectos hasta nuestros días, que sigue en construcción y cuya culminación está prevista en 2026 cuando se finalicen la fachada de la Gloria y el conjunto de las 18 torres (12 dedicadas a los apóstoles, 4 para evangelistas, la Virgen y Jesucristo).

¿Sabías que la Sagrada Familia será el edificio más alto de Barcelona con 172 metros?

Esto ha generado una serie de controversias porque se teme que el resultado no sea lo que el arquitecto ideó en un primer momento, sino el resultado de diferentes interpretaciones ajenas a Gaudí.

Park Güell (1900-1914)

En realidad no nace como parque sino como zona residencial de lujo. De hecho, en el diseño original se planteó un conjunto de 60 residencias, incluyendo una para la familia Güell y otra para el propio arquitecto.
Pero este proyecto fracasó cuando sólo se habían hecho algunas partes (entre ellas, las viviendas para Eusebi Güell y la casa a la que se trasladó Gaudí con su sobrina) y terminó convirtiéndose en un original parque público en el que no existe ni una línea recta.

Sobre este proyecto existen varias curiosidades; una de ellas se relaciona con su propio nombre. El señor Güell estaba fascinado por los parques residenciales británicos y Gaudí quiso hacer un guiño a esta afición, llamándole “Park Güell”, en inglés.

Otra curiosidad que también va en esta línea, viene relacionada por el interés que tenía Eusebi Güell por la Ciudad Griega de Delfos. Esto impulsó al arquitecto a inspirarse en ciertos elementos de la ciudad griega para crear algunas partes del parque, como por ejemplo, el Templo de Apolo representado en la Sala de las Cien Columnas (que son 86…) o el dragón que estaba en las escaleras de dicho Templo reflejado en la famosa salamandra de las escaleras de acceso

Templo Apolo y Park Güell

A día de hoy, es el parque más famoso de Barcelona y ha sido escenario de varias películas, series de televisión, sesiones de fotos…Desde hace un tiempo, el acceso al parque es de pago y se pueden comprar las entradas online.

¿Sabías que la sala de las 100 columnas del Park Güell solo tiene 86 columnas?

Palau Güell (1886-1890)

Fue la primera obra importante de Gaudí y todo gracias a una vitrina.
Es decir, antes de que Gaudí gozara de un mínimo de reputación, diseñó una vitrina para exponer guantes para que el propietario de una lujosa guantería de la calle Avinyó, llevara a la Exposición Universal de París de 1878. Allí estaba presente Eusebi Güell quién se interesó enseguida por el creador de la misma y así se inició una estrecha relación entre una de las familias más poderosas de Cataluña, los Güell y un, por aquel entonces, jovencísimo Antoni Gaudí.

Vitrina Diseñada por Gaudí

Fuente: es.m.wikipedia.org

En un primer momento, el Señor Güell le fue encargando el diseño de varios muebles y objetos de decoración pero no tardó en convertirse en su mecenas y encargarle, en 1885, la construcción de su residencia en el centro de Barcelona.

Eusebi Güell quería que desde su palacio se difundieran todas las novedades culturales de Cataluña. Gaudí presenta hasta 25 bocetos y consigue transformar el viejo palacio en un increíble edificio inspirado en el arte oriental, pero siguiendo la estructura de los palacios renacentistas italianos. Lo que más llama la atención es el contraste entre la austeridad de la fachada y la grandeza de las puertas de entrada, pensadas para que los invitados las cruzaran montados en sus caballos algo totalmente innovador ya que a través de una rampa llegaban a las caballerizas.

Otro elemento innovador que no se había conocido hasta el momento, fueron las chimeneas del palacio, sobre las que Gaudí experimenta por primera vez con la técnica del trencadís hasta alcanzar la espectacularidad conseguida en Casa Batlló o en La Pedrera.

¿Sabías que el Palau Güell se convirtió en una comisaría cuando estalló la Guerra Civil?

Torre Bellesguard o Casa Figueras (1900-1909)

Este peculiar edificio se levanta sobre los restos del antiguo castillo del rey Martin I el Humano y rompe totalmente con la estética típica de Gaudí ya que aplica elementos del neogótico mientras desarrolla su estilo modernista.

La casa imita a un imponente castillo de categórica planta, con sus ventanas alargadas y las almenas originales, pero sobre todo destaca el azulejo de su decoración, el hierro forjado y la cruz de cuatro brazos.

Dicen que es la obra más histórica y personal de Gaudí y que en ella se refleja su inconfundible patriotismo pues, aunque el edificio está construido con piedra y ladrillos, en la gran torre que corona toda la obra y que soporta la cruz de cuatro brazos pueden verse las cuatro barras rojas y amarillas de la bandera catalana, la señera, como un homenaje arquitectónico al pasado medieval catalán.

Como curiosidad, el nombre de Bellesguard (bella vista, en castellano) se refiere a la fantástica vista que se puede ver desde la casa, pues la obra está a los pies de la montaña del Tibidabo, una ubicación única.

¿Sabias que depende de cómo mires la azotea de Torre Bellesguard podrás ver un dragón en ella? vía @CasaBatlloGaudi

El Dragón de Torre Bellesguard

Fuente: www.thecrowdedplanet.com

La Pedrera – Casa Milà (1906-1910)

A la señora Milà nunca le gustó el edificio que se convertiría en su casa y, de hecho, el apodo “la Pedrera” (cantera en castellano) fue puesto a modo despectivo por los ciudadanos. Y es que pocos fueron los que, en aquella época, apreciaron la joya arquitectónica que entregó Antoni Gaudí al matrimonio Milà, entre ellos Salvador Dalí y Le Corbusier.

Fue encargada por industrial textil Pere Milà, que conoció a Gaudí tras visitar Casa Batlló, donde vivía el socio de su padre, el señor Batlló. Y quizás fue su afán por destacar y llamar la atención por lo que decidió que él también viviría en Paseo de Gracia y en un edifico construido por el arquitecto de moda de aquel momento: Antoni Gaudí.

A diferencia de todas las obras anteriores, Gaudí decidió derribar el edificio anterior y construirlo de cero. La familia Milà quería un gran edificio donde ellos ocuparían la primera planta, como buena familia burguesa de la época y dejarían el resto de las platas para alquiler.

Al encontrarse en plena esquina de Paseo de Gracia y la calle Provença, destaca su doble fachada que parece ondularse como un paisaje natural. Da igual el ángulo desde el que se contemple, no podemos evitar ver reflejado en ella un mar agitado e incluso algunos expertos la comparan con las dunas de un desierto.

Esto fue lo que desató todo tipo de comentarios negativos entre los barceloneses de la época, su construcción no seguía ninguna norma y que suponía tanto una ruptura con la estética de la época, como con las innovaciones técnicas del resto de arquitectos. Un desafío en toda regla. Algunos medios de la época llegaron a compararla incluso con un garaje para zepelines:

Dibujo Pedrera Garaje Zepelin

Fuente: brunch.co.kr/@airtight/19

¿Sabías que no hay ni un solo muro de carga en toda La Pedrera?

Es un edifico colmado de detalles y simbología, pero la zona más llamativa es la azotea donde aparece un ejército de chimeneas en forma de guerreros. Otro detalle curioso que destacamos es que, al igual que en Casa Batlló, puede verse el Templo de la Sagrada Familia a través de uno de sus arcos, una prueba más de la obsesión del arquitecto por el templo religioso.

Casa Vicens (1883-1888)

Con apenas 26 años, Antoni Gaudí, prácticamente recién salido de la carrera, construye esta casa como residencia de verano para Manuel Vicens (un fabricante de ladrillos y azulejos)

Su juventud se hace patente en la manera de plantear la estructura de su primera casa, mucho más sencilla que sus obras posteriores, pero ya podemos apreciar su vistosa y colorida decoración que convierten a esta primera casa en un claro antecedente del movimiento modernista.

En estos momentos se encuentra en fase de restauración y está prevista su apertura al público este 2017.

Azulejos Clavel Moro Casa Vicens

¿Sabías que las flores de Casa Vicens son un clavel moro porque Gaudí las vió en el terreno?

Finca Güell (1884-1887)

La finca en sí no la diseñó Gaudí sino que fue obra de Joan Martorell, que era el arquitecto hasta el momento de las grandes obras de Barcelona y, de hecho, Antoni Gaudí trabajaba para él como delineante.

No obstante, en 1884 se le encarga a Gaudí que haga algunas remodelaciones, la mayoría de las cuales se han perdido. Su trabajo más importante aquí fue la portada monumental conjuntamente con dos pabellones conjuntos: la casa del portero y las caballerizas.

¿Lo más destacable? Sin duda, la puerta de hierro forjado con un impresionante dragón con la boca abierta y alas de murciélago. Antiguamente, el dragón tenía ojos de cristal, estaba policromado y tenía un mecanismo que hacía que sus alas, patas y boca se movieran, por lo que le daba un aire de vida bastante real que seguro que no dejaba indiferente a ningún viandante.

¿Sabías que el dragón de la Finca Guëll tenía un mecanismo que hacía que abriera la boca y moviera patas y alas?

Dragón Puerta Finca Güell

Hay dos interpretaciones acerca de este dragón. Una de ellas hace referencia a Ladón, el guardián del Jardín de las Hespérides del Mito de Hércules, mientras que la otra defiende que Gaudí se inspiró en L’Atlántida, un poema del escritor catalán Jacint Verdaguer.

Colegio de las Teresianas (1888-1890), a día de hoy sigue siendo un colegio aunque su acceso está muy limitado. Este fue un encargo que cogió Gaudí ya empezado y, de hecho, respetó buena parte de esta primera fase. Suponemos que esto, sumado a que tuvo que ceñirse al escaso presupuesto del que disponía para su obra, hizo que este edificio fuera realmente austero y sobrio, algo muy coherente, por otra parte, al tratarse de un colegio religioso de la orden Teresiana.

¿Sabías que Gaudí se inspiró en un castillo para dar forma al Colegio de las Teresianas?

No es que a Gaudí le hicieran falta muchas razones para colocar elementos religiosos en sus obras, pues es pública su religiosidad, y como ejemplo este edificio, donde pueden verse multitud de ellos: anagramas de Jesucristo, escudos carmelitas y las cruces de cuatro brazos tan características de Gaudí.

Es lógico que con tantos edificios únicos, la mayoría de ellos Patrimonio Mundial de la Humanidad, miles de personas crucen medio mundo para visitar Barcelona y verlos en persona.

­Descubre más secretos de Gaudí con nuestras opciones de visita:

Tipos Entradas