“La restauración ha potenciado los valores patrimoniales de Casa Batlló”

Amílcar Vargas es experto en Patrimonio Cultural y Museos y colabora con Casa Batlló para preservar y difundir los valores de esta obra incluida por la UNESCO en la lista de Patrimonio Mundial. En esta entrevista nos habla de los retos y obligaciones de gestionar un bien que es herencia de la humanidad y de la última restauración llevada a cabo en la Casa.

Casa Batlló es Patrimonio Mundial desde 2005, ¿por qué?
Es Patrimonio Mundial porque posee un valor universal excepcional y cumple con los criterios de autenticidad e integridad estipulados por la UNESCO en la Convención para la protección del Patrimonio Mundial de 1972. En breves palabras, la obra de Antoni Gaudí, en la que se incluyó Casa Batlló en 2005, cumple con tres criterios de valor universal. Representa una excepcional y destacada contribución creativa al desarrollo de la arquitectura y la tecnología de la construcción a finales del siglo XIX y principios del XX. Además, muestra un importante intercambio de valores asociados a las corrientes culturales y artísticas de su época. Por último, su obra representa una serie de ejemplos excepcionales de diferentes tipos de edificios: residencias, casas, templos, palacios…

¿Qué se entiende por “valor universal excepcional”?
“Valor universal excepcional” significa que tiene una importancia cultural y/o natural tan extraordinaria que trasciende las fronteras nacionales y cobra importancia para las generaciones presentes y venideras de toda la humanidad. Por lo tanto, la protección permanente de este patrimonio es de capital importancia para el conjunto de la comunidad internacional. Esta definición está establecida en las normativas de la UNESCO y es el punto de partida para definir los criterios para determinar esos valores tanto de tipo cultural como natural. La idea es que unos países se ayuden a otros para preservar esos sitios con un valor universal excepcional que representan nuestra herencia común como Humanidad.

¿Qué implica ser Patrimonio Mundial?
Implica un compromiso para conservar el valor universal excepcional de la obra, comunicándolo al público en general y transmitiéndolo para las nuevas generaciones. Es una oportunidad para contribuir con la protección de nuestra herencia común y un honor para quienes tienen bajo su responsabilidad el gran reto de preservar su integridad, autenticidad y valores. Todo esto se hace siguiendo los más altos estándares de conservación que marca la UNESCO y sus órganos consultivos, el Ministerio de Cultura y Deporte y el Departament de Cultura de la Generalitat de Catalunya.

¿Qué organismos cuidan del Patrimonio de un país?
Los responsables directos de cuidar el patrimonio son los Estados donde se encuentra el Patrimonio en cuestión. En concreto, nos referimos a los Estados que firmaron la Convención del Patrimonio Mundial de 1972 y se han comprometido a implementarla en sus territorios. La Convención es el acuerdo internacional con más firmantes de todos los tratados internacionales de las Naciones Unidas, con un total de 193 Estados. En este acuerdo se establece el compromiso de colaborar entre los países para preservar esta herencia común. En cada país los Estados se comprometen a desarrollar normas y programas para proteger el patrimonio desde los ámbitos legal y técnico alineados con las normas de la UNESCO y con el espíritu de colaboración internacionales que se propone en la Convención.

¿Cuáles son las principales vías en las que trabaja Casa Batlló para preservar este Patrimonio?
Casa Batlló trabaja en cuatro áreas principales. La primera es la visibilidad patrimonial, que responde a la voluntad de comunicar este valor universal excepcional interna y externamente. La segunda es la responsabilidad patrimonial, que busca cumplir de manera ejemplar determinados compromisos ante las diferentes instituciones. Esto implica, por ejemplo, tener un Plan de Gestión Integral, informar periódicamente a la UNESCO o tener una gestión sostenible del turismo. En tercer lugar destacaría la expansión global, desde donde buscamos aprovechar las oportunidades para cooperar a nivel internacional con otros museos y sitios patrimoniales. Finalmente, está el área de restauración e investigación, que se centra en documentar el cumplimiento de las normas de conservación y promover la investigación científica en Casa Batlló.

¿Cuáles son las acciones más destacadas del último año?
Hemos vivido una restauración ejemplar que nos ha posicionado como un referente mundial y la hemos compartido con cientos de especialistas en patrimonio de diversas disciplinas. Sin duda, la restauración ha potenciado los valores patrimoniales de Casa Batlló. También hemos participado en eventos destacados a nivel mundial como la Asamblea General del Consejo Internacional de Museos (ICOM), el encuentro de gestores de Patrimonio Mundial Ibérico y el Congreso de la Red de Cátedras UNESCO. Finalmente, destacaría nuestra participación el Programa de Voluntarios del Patrimonio Mundial de la UNESCO. Hemos sido el primer sitio en España en ser aceptados en este programa en toda su historia.

¿Qué valores patrimoniales ha potenciado la restauración?
Principalmente ha contribuido a ratificar la autenticidad y su valor universal excepcional. Hemos devuelto a la Casa una mayor autenticidad, que ya estaba previamente justificada, a través de estudios científicos y la recuperación histórica mediante un programa de trabajo multidisciplinario único. Además, al restaurar la Casa, hemos hecho nuevos hallazgos que aportan un material muy valioso de documentación e investigación. Por otro lado, hay un valor social muy destacado. Hemos dado visibilidad de la restauración al público local, ofreciendo 100.000 entradas a 1 € así como visitas guiadas que explican los trabajos realizados, la historia de la Casa y su arquitectura. Otras iniciativas de alcance global han sido la retransmisión en streaming de estos trabajos y el desarrollo de diferentes contenidos para explicarlos.

¿Cuáles son los retos de futuro?
Nuestro principal reto es el desarrollo e implementación del Plan de Gestión 2020 – 2025, que es nuestra hoja de ruta para actuar en el ámbito del patrimonio en los próximos años. En este Plan se incorporarán las nuevas normativas aplicables de la UNESCO, destacando los objetivos del desarrollo sostenible. Por otro lado, de forma inmediata, continuaremos recuperando y restaurando elementos decorativos originales, un apasionante viaje a los orígenes que nunca termina. El último reto a destacar es el desarrollo de programas educativos para hacer llegar los valores de esta casa a las generaciones más jóvenes de todo el mundo.

¿Los patrimonios también deben ser sostenibles?
Por supuesto. En este sentido la Asamblea de estados firmantes de la Convención de 1972 aprobaron en 2015 que los Estados deben incluir la perspectiva del desarrollo sostenible en los sitios Patrimonio Mundial y la Agenda de Desarrollo 2030 definida por las Naciones Unidas, organismo del que la UNESCO forma parte. En 2024 los sitios Patrimonio Mundial en Europa deberán informar a este organismo de las iniciativas llevadas a cabo, y aún son pocos los bienes a nivel mundial están trabajando en esta dirección.

Te informamos que Casa Batlló si utiliza cookies de terceros para obtener información de los usuarios que acceden a la web. Si deseas más información pulsa aquí

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar