Cinco tips para visitar Casa Batlló

¿Por qué visitar Casa Batlló?

Casa Batlló

Tal vez hayas leído alguna vez una de esas listas con “cinco tips para visitar Barcelona” o quizá “cinco razones para visitar museos”. Sin duda son enumeraciones interesantes que presentan opciones enriquecedoras. Sin embargo, hoy te proponemos algo más apetecible. 5 tips de para visitar la Casa Batlló?

El exceso de responsabilidades, la rutina y los gajes del día a día pueden afectar de forma notable al estado anímico. Vivimos en la era de la tecnología, donde los gadgets inundan nuestra vida desde que nos despertamos con la alarma del móvil hasta que nos acostamos viendo la tele o leyendo con la Tablet. A menudo nos sorprendemos en una búsqueda incesante de una vida más relajada, acusando la necesidad de encontrar actividades pausadas que inviten a ejercitar la materia gris, con temas más amables y tranquilos.

Casa Batlló es, sin duda, una opción ideal que reúne todos estos requisitos.

1) Los museos generan y difunden conocimientos: Un Museo siempre está vivo. Quizá algunos piensen que en estos lugares sólo se encuentran obras antiguas y obsoletas o con exposiciones temporales que tienen fecha de caducidad. Casa Batlló es una casa viva y eso la mantiene en continuo movimiento. Un ejemplo claro / una muestra donde los cinco sentidos convergen en una misma obra. Casa Batlló es para mirar, pensar, emocionarte, disfrutar, conocer, interrogar, cuestionar y ver otras realidades.

2) Porque después de uno, querrás visitar más: La cultura engancha y cuando visitas Casa Batlló necesitarás vivirla de nuevo. La genialidad de Gaudí sorprende desde fuera y conmueve desde dentro. Entrar a sus patios y salones es abrir mente y espíritu a un viaje de estímulos maravillosos.

3) Funcionan como inefable máquina del tiempo: La fugacidad del día a día nos absorbe y nos obliga a un sinfín de tareas, listas y recados que solventar. Múltiples llamadas de atención e interminables reuniones que hacen imposible pensar que antes hubo otro estilo de vida más tranquilo y sosegado. La llamada slow life se asemeja bastante a la vida que muestra la Casa Batlló, donde los pasillos y salones invitan a la observación lenta y pausada, donde sus estancias llaman poderosamente nuestra atención y evidencian su belleza en todos los rincones de la casa. Visitar Casa Batlló es una experiencia que envuelve, casi onírica y que merece ser reposada y lenta.

4) Ofrecen una lectura histórica palpable de lo que conservan: Casa Batlló permite vivir en primera persona, en el ambiente y el entorno original, lo que era un hogar del año 1906. Adultos y niños serán coetáneos por unas horas de Antoni Gaudí y la Familia Batlló. Los museos ofrecen de forma inherente una explicación sobre el pasado y solo así podremos comprender el futuro.

5) Porque la mente vive de experiencias: Pasamos unos seis años de nuestra vida viendo la tele y otros tantos utilizando el móvil y otras pantallas. Pasamos mucho tiempo ocupados, pero muy poco divertidos y los recuerdos siempre perviven en nuestra memoria- ¿Qué mejor manera de salir de la rutina que visitar Casa Batlló? Los viajes se planean pero a veces nos olvidamos de vivirlos. Los museos abren la mente al mundo de los sueños y de la creatividad y hay ocasiones, como esta, en la que no es necesario ir muy lejos para adentrarse en ese mundo. Casa Batlló abre sus puertas de 9h a 21h los 365 días del año. No hay excusas.

Te informamos que Casa Batlló si utiliza cookies de terceros para obtener información de los usuarios que acceden a la web. Si deseas más información pulsa aquí

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar