Casa Batlló cierra sus puertas para proteger de actos vandálicos a sus empleados, visitantes y al icónico edificio de Gaudí

Staffpremium, una de las empresas externas que presta servicios en Casa Batlló, ha tenido desacuerdos internos con algunos de sus trabajadores, que han iniciado una huelga indefinida. Los más violentos han provocado destrozos irreparables en el Patrimonio Mundial, agredido a empleados de Casa Batlló y amenazado a sus visitantes.

Barcelona 28 de octubre – Casa Batlló ha decidido cerrar sus puertas a partir de mañana día 29 de octubre debido a la escalada de tensión provocada por algunos trabajadores en huelga de la empresa Staffpremium, y los militantes y simpatizantes del sindicato que la ha convocado. Algunos trabajadores de Staffpremium, empresa externa a Casa Batlló que presta servicios en este Patrimonio Mundial, se declararon en huelga el pasado 8 de octubre y, desde entonces, han organizado diferentes protestas frente al monumento.

Agresiones a empleados y ataques al Patrimonio Mundial

Desde el inicio de la huelga, Casa Batlló ha sufrido amenazas, difamaciones, agresiones y constantes agravios contra sus empleados, visitantes y contra el propio Patrimonio Mundial. Más de una docena de manifestantes apoyados por el sindicato, se concentran periódicamente frente a la fachada de Casa Batlló con un despliegue de pancartas y con uso de megáfonos y pitos estridentes a un volumen nocivo para la salud, asediando al visitante y provocando que dos empleados de Casa Batlló hayan requerido asistencia médica por problemas auditivos. Uno de ellos, afectado por tinnitus y con pérdida de audición, sigue con tratamiento médico.

La escalada de tensión llegó a su cénit el pasado sábado 24 de octubre aproximadamente a las 20 h, cuando se generó una revuelta frente a la fachada. Un grupo de manifestantes encapuchados lanzaron piedras contra el icónico edificio, rompiendo parte de los emplomados originales de 1906, recientemente restaurados, provocando daños irreversibles en este componente de las Obras de Antoni Gaudí protegido por la Convención del Patrimonio Mundial de la UNESCO de 1972. En paralelo, otros manifestantes con bengalas y petardos arremetían contra el mobiliario urbano y los visitantes.

Según Gary Gautier, Director de Casa Batlló: “Cerramos porque no existen las condiciones para garantizar la seguridad en la vía pública de empleados, visitantes y de nuestro Patrimonio Mundial, pese a haber contratado personal de seguridad privada para su protección. Cerramos para protegernos de las agresiones físicas y para proteger un edificio que más allá de un negocio es Patrimonio Mundial”.

Asedio a visitantes usando el miedo al COVID-19

Reiteradamente, los manifestantes han utilizado la situación de alarma y pandemia por el COVID-19 para infundir miedo y desconfianza entre los visitantes de Casa Batlló, difundiendo que el monumento no es un lugar seguro, y provocando un alud de cancelaciones y reclamaciones de los visitantes. Todo ello pese a la implantación de medidas de higiene innovadoras que han recibido los elogios de diferentes instituciones patrimoniales nacionales e internacionales que han colaborado en su implantación, como lo son el ICOM, el ICOMOS, el Departament de Cultura de la Generalitat y el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

Los visitantes también se han visto asediados por grupos de manifestantes que han accedido al interior de la Casa interrumpiendo conciertos y ocasionando ruido para perjudicar deliberadamente  la visita cultural y la experiencia del visitante.

Calumnias e injurias contra la imagen de Casa Batlló

Las acciones llevadas a cabo por los miembros del sindicato atentan continuamente contra la imagen de la entidad. En sus comunicaciones públicas, alegan que los trabajadores de Staffpremium pertenecen a Casa Batlló cuando en realidad se trata de una subcontratación. Por otro lado, han acusado a Casa Batlló de suplantar al personal en huelga, cuando la entidad ha abierto sus puertas solo con el personal que no la secundaba.

Casa Batlló lamenta anunciar que cerrará sus puertas temporalmente para preservar la seguridad del Patrimonio, y sus trabajadores y visitantes vulnerados desde el espacio público por los manifestantes.

 

Te informamos que Casa Batlló si utiliza cookies de terceros para obtener información de los usuarios que acceden a la web. Si deseas más información pulsa aquí

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar