中文

¿Por qué la Casa Batlló se conoce como “la casa de las máscaras”?

La fachada de la Casa Batlló es la puerta de entrada a un universo simbólico y fantástico que inspira a todo aquel que la contempla.

La Casa Batlló ha inspirado la fantasía de la gente de Barcelona desde que Gaudí acabara la reforma del edificio en 1906. Desde entonces, ha sido bautizada popularmente con diferentes nombres, entre ellos el de “la casa de las máscaras”.

Origen del nombre

El nombre de “la casa de las máscaras” tiene su origen en la forma de los balcones de la fachada de Casa Batlló, que recuerdan máscaras de carnaval. La fachada, una de las más sorprendentes y creativas de la historia de la arquitectura, despertó desde el primer día la imaginación popular, dando pie a otros nombres como “la casa de los huesos”, “la casa de los bostezos” o «la casa del dragón».

Balcones de hierro y piedra

Los balcones están formados por barandillas de hierro fundido, realizadas artesanalmente a partir de modelos de yeso elaborados por el arquitecto en su taller de la Sagrada Familia. Su forma es ondulada y presenta un perfil irregular que en determinados puntos se enrosca en sí mismo como un pergamino. La mayoría de barandillas tienen dos huecos, dos agujeros que parecen los de una máscara, y que quedan cerrados por planchas de hierro onduladas de color dorado. Las barandillas se fijan al muro mediante dos anclajes que quedan en voladizo, sin tocar el suelo del balcón, que es de piedra. Para colorearlas y protegerlas Gaudí empleó albayalde, un pigmento de carbonato de plomo que evita la oxidación del hierro.

Inspiración de los balcones

Aparte de la interpretación popular de las máscaras, los balcones también se han comparado con calaveras por sus formas curvas, los huecos que presentan y su color. Las bases de los balcones son de piedra y tienen forma de concha, reflejando la inspiración marina de Gaudí. El balcón superior de la fachada, que está en el desván, es muy diferente al resto. Es mucho más pequeño y su forma recuerda el bulbo de un tulipán.

Restauración de los balcones

Debido a la contaminación, los balcones se ennegrecieron siendo restaurados por primera vez en los años 90.

En 2019, coincidiendo con la restauración de la fachada, se decapó la pintura, se rehicieron volumétricamente zonas estropeadas y se recuperó el color original protegiendo previamente el hierro con una capa antioxidante.