Un encuentro decisivo: Eusebi Güell

Pero si hay un encargo importante durante 1878, este fue, sin duda, el diseño de un pequeño mueble expositor para el Pabellón Español de la Exposición Internacional de París de aquel mismo año. Uno de los visitantes del Pabellón, el Sr. Eusebi Güell i Bacigalupi, quedó tan impresionado por la originalidad de la pieza, que pidió contactar con su creador. Este fue el principio de una relación profesional y de amistad entre ambos que duraría 40 años. Desde aquel momento, Güell fue su mejor cliente. Para él diseño y construyó magníficas obras, cuidadas hasta el más mínimo detalle, que contribuyeron a expandir su genialidad y originalidad como arquitecto.

Al seguir navegando el sitio web, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar