La adolescencia. El despertar de un genio

Antoni Gaudí estudió en la Escuelas Pías de Reus, donde destacó por su facilidad para analizar y racionalizar las cuestiones. Durante sus años de adolescencia, Gaudí estableció una sólida amistad con dos compañeros de estudios: Eduard Toda y Josep Ribera. Los tres eran jóvenes entusiastas de la naturaleza e interesados por la historia, y muy aficionados a realizar excursiones. En una de sus salidas, Josep Ribera les llevó a un lugar abandonado que había descubierto: el monasterio en ruinas de Santa María de Poblet. Aquellos tres jóvenes tomaron la firme resolución de restaurar el antiguo edificio. De aquel entusiasta proyecto juvenil sólo queda el dibujo de la planta dibujada por Gaudí, que por aquel entonces debía tener 15 años, y una memoria redactada por sus compañeros. Para Gaudí, aquella experiencia fue sin duda, la declaración de su vocación arquitectónica.

Te informamos que Casa Batlló si utiliza cookies de terceros para obtener información de los usuarios que acceden a la web. Si deseas más información pulsa aquí

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar