La festividad de Sant Jordi es un día que se celebra con mucho entusiasmo y alegría en Cataluña. El 23 de abril las calles de ciudades y pueblos se abarrotan de gente y de puestos de venta de libros y rosas. Se trata de celebrar la festividad del patrón de Cataluña y de recordar esta tradición basada en el amor y la cultura.

La Leyenda de Sant Jordi

La leyenda explica que hace mucho tiempo, en Montblanc (Tarragona) un feroz dragón capaz de envenenar el aire y matar con su aliento, tenía atemorizados a los habitantes de la ciudad. Los habitantes, asustados y cansados de sus estragos y fechorías, decidieron calmarle dándole de comer a una persona al día que se elegiría por sorteo. Después de varios días, la mala suerte le tocó a la princesa. Cuando la princesa abandonaba su hogar y se dirigía hacia el dragón, un caballero llamado Sant Jordi, con brillante armadura y caballo blanco, apareció de repente para ir a su rescate. Sant Jordi alzó su espada y atravesó al dragón, liberando por fin a la princesa y a los ciudadanos.

De la sangre del dragón brotó un rosal con las rosas más rojas que jamás se habían visto. Sant Jordi, triunfante, arrancó una rosa y se la ofreció a la princesa.

La representación de la Leyenda
en Casa Batlló

La leyenda ha sido fuente de inspiración de muchos artistas. Antoni Gaudí representó la leyenda de Sant Jordi en la arquitectura de Casa Batlló para que con el paso de los años esta fantástica tradición siguiera viva.

La mítica leyenda está representada en Casa Batlló a través de la fachada y en dos  espacios concretos de su interior. En la azotea el lomo del DRAGÓN cobra vida con las tejas cerámicas en forma de escamas y es atravesado por la Cruz  de cuatro brazos que evoca la ESPADA triunfante de Sant Jordi.

En el último piso nos encontramos con un balcón en forma de flor aludiendo al BALCÓN DE LA PRINCESA.

En pisos inferiores, se sitúan los restos de las víctimas del dragón a través de los balcones en forma de CALAVERAS y las columnas de la tribuna que parecen los HUESOS.

En el vestíbulo privado de acceso a la vivienda de la Familia Batlló, se ubica una escalera cuyos remates recuerdan a las vértebras de un animal y que, según la cultura popular, podría referirse al espinazo de la COLA DEL DRAGÓN. Por último, en el desván, la sala principal de arcos catenarios evoca a la CAJA TORÁCICA de un animal de grandes dimensiones.

Descubre la leyenda de Sant Jordi

Descubre la leyenda de Sant Jordi

Las rosas de Sant Jordi

Regalar rosas es lo más significativo de esta festividad. Cualquiera puede hacer esta ofrenda, aunque como dicta la tradición es el hombre quien debe entregarle una rosa a su amada. Según cuenta la leyenda, Sant Jordi salvó a su princesa matando al dragón de cuya sangre brotó un rosal. Es por eso que algunos  la consideran el San Valentín Catalán, porque se dice que Sant Jordi es, por excelencia, el patrón de los enamorados en Cataluña.

El día Mundial del libro

Además, el 23 de abril es el Día Mundial del libro promovido por la Unesco en 1995. Es por ello que en este día, además del intercambio de rosas, regalar libros es la forma de conmemorar una de las tradiciones más arraigadas dentro de la cultura catalana. Cabe añadir que se ha convertido en un clásico conseguir las últimas novedades literarias, ediciones especiales o la firma y dedicatoria de tu autor preferido.

Las rosas de Sant Jordi

¿Dónde se celebra Sant Jordi?

La leyenda de Sant Jordi es común en algunos países de Europa, como Inglaterra, Grecia y Portugal. En Barcelona, calles como las Ramblas, Paseo de Gracia y Rambla Cataluña se llenan de gente y de puestos de venta rosas y libros. La atmósfera es muy especial y es un día ideal para contemplar y deleitarse sin rumbo. En otros puntos de Barcelona podemos encontrar sardanas, exposiciones, Jornadas de Puertas Abiertas de edificios emblemáticos, “castells” (torres humanas) o incluso actividades culturales como concursos de fotografía, lecturas o conciertos. En Cataluña también destacan las celebraciones de la población de Montblanc. Durante la “Setmana Medieval de Montblanc” actos y  representaciones teatrales y musicales inundan las calles para celebrar y revivir la leyenda. En el casco antiguo hay un portal denominado "Portal de Sant Jordi" por donde se dice que salió el caballero después de matar a la bestia.