En 1841 el Ayuntamiento de Barcelona convocó un concurso para ensanchar la ciudad mas allá de las antiguas murallas. En 1860 el gobierno central, tras el estudio de diversas propuestas, aprobó el proyecto del ingeniero y urbanista lldefons Cerdà, para ensanchar la ciudad según una estructura de cuadrículas, en lo que hoy se conoce como l’Eixample (El Ensanche). El desarrollo del plan duró casi un siglo.

La solución formal más destacada del proyecto fue la incorporación de la manzana; su forma crucial y absolutamente singular con respecto a otras ciudades europeas viene marcada por su estructura cuadrada de 113,33 metros con unos chaflanes de 45º.

El plan original contemplaba una altura máxima de los edificios de 16m, y asignaba un papel clave a los parques y los jardines interiores de las manzanas. La posterior especulación ha alterado mucho el plan original. También escogía el plátano como especie mas idónea para poblar la ciudad, con una distancia de 8 metros entre cada árbol.

La Casa Batlló está situada en el Passeig de Gràcia, eje principal del Eixample, en el corazón de Barcelona.

Te informamos que Casa Batlló si utiliza cookies de terceros para obtener información de los usuarios que acceden a la web. Si deseas más información pulsa aquí

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar