Palau Güell

Palacio urbano que Eusebi Güell encargó a Gaudí en 1885. Es una residencia urbana repleta de todo tipo de lujos pero que curiosamente se halla situada en uno de los barrios más populares de Barcelona. En cambio, la mayoría de las familias burguesas de la época se decantaban, para establecer su residencia, por el Eixample.

Edificio sorprendente en cuanto al contraste que supone con sus obras anteriores. Es una obra aparentemente sobria, casi carente de decoración exterior. Evidentemente se trata de algo deliberado y, una vez en el interior, se vuelve más opulenta. Las estancias se distribuyen en torno a un vestíbulo central que funciona como si de un patio interior se tratase y que actúa como fuente de luz.
Destaca la fachada, casi sin decoración, a excepción de unas flores de lirios que rematan la tribuna y de las llamativas chimeneas de colores. Predominan las líneas rectas y sólo los arcos catenarios de las puertas y la tribuna central rompen la austeridad reinante.

Al seguir navegando el sitio web, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar