Casa Milà ("La Pedrera")

Situada en un enorme solar en la esquina de Passeig de Gràcia con Provença. Los Milà encargaron el proyecto a Gaudí, quien con 54 años se encontraba en un excelente momento profesional. Por este motivo él pretendía trabajar con absoluta libertad creativa. Se encontró, sin embargo, con la exigencia de reducir gastos y riesgo constructivo.

Se trata de una obra innovadora en cuanto a su estructura pero que generó opiniones de lo más controvertidas. Incomprendida en sus inicios, recibió el sobrenombre de “La Pedrera” por sus similitudes con una cantera.

Su fachada autoportante se sostiene gracias a una estructura propia e independiente del resto del edificio. Organizada en torno a dos inmensos patios de luces, la luz penetra por cada rincón de la casa. Sobresale el desván, un espacio sin barreras ni divisiones interiores, en el que se produce una sucesión de 270 arcos catenarios. Y también la azotea, un universo de formas y texturas compuesto por chimeneas, torres de ventilación,…

Al seguir navegando el sitio web, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar