antecedents-casa-batllo

Antecedentes

Una casa convertida en obra de arte

La Casa Batlló está situada en el Passeig de Gràcia, antiguamente la carretera que unía Ciutat Vella con la Villa de Gracia, hoy plenamente integrada como barrio de la ciudad.

Con el desarrollo del Plan Cerdá, a partir de su aprobación en 1860, el Passeig de Gràcia se perfila como eje principal en la urbanización del ensanche y es aquí donde comienzan a asentarse las residencias de las familias mas prominentes de la ciudad. La arteria se convierte en un paseo para viandantes y coches de caballos en el s XIX, y en avenida principal para los automóviles a partir del sXX.

El edificio situado en el núm. 43 del Pg. de Gràcia fue originalmente construido por Emilio Sala Cortés en 1877, cuando en Barcelona todavía no había luz eléctrica. Lo adquirió D. Josep Batlló y Casanovas en 1903, quien encargó a Gaudí unas obras, que en principio consistían en derribar el edificio, pero que finalmente se decidió reformar. Se cree que con anterioridad debió existir en este lugar una masía o casa de campo, ya que en el sótano aún se conserva el hueco de la fresquera, la nevera de los viejos tiempos.

La Casa Batlló está situada en el Passeig de Gràcia, antiguamente la carretera que unía Ciutat Vella con la Villa de Gracia, hoy plenamente integrada como barrio de la ciudad.

Con el desarrollo del Plan Cerdá, a partir de su aprobación en 1860, el Passeig de Gràcia se perfila como eje principal en la urbanización del ensanche y es aquí donde comienzan a asentarse las residencias de las familias mas prominentes de la ciudad. La arteria se convierte en un paseo para viandantes y coches de caballos en el s XIX, y en avenida principal para los automóviles a partir del sXX.

El edificio situado en el núm. 43 del Pg. de Gràcia fue originalmente construido por Emilio Sala Cortés en 1877, cuando en Barcelona todavía no había luz eléctrica. Lo adquirió D. Josep Batlló y Casanovas en 1903, quien encargó a Gaudí unas obras, que en principio consistían en derribar el edificio, pero que finalmente se decidió reformar. Se cree que con anterioridad debió existir en este lugar una masía o casa de campo, ya que en el sótano aún se conserva el hueco de la fresquera, la nevera de los viejos tiempos.

Antoni Gaudí lleva a cabo una reforma total entre 1904 y 1906. Mediante la original reforma de la fachada, la redistribución de la tabiquería interior y la ampliación del patio de luces, Gaudí realiza una de sus más poéticas e inspiradas composiciones artísticas.

Gaudí trabajó sin limitaciones a su libertad creativa en la transformación de un edificio de obra civil construido originalmente en 1877.

La acera sur del Pg. de Gràcia entre Consell de Cent y Aragó representa hoy una sóla fachada de casas medianeras de principio de siglo XX, construidas por los mas destacados arquitectos. Este tramo es conocido como “La Manzana de la Discordia”. Arquitectos como Domènec i Montaner, Enrique Sagnier, Puig i Cadafalch y Antoni Gaudí edificaron obras contiguas que en su día compitieron por los premios urbanísticos convocados por el Ayuntamiento de Barcelona.

La fachada ondulada, recubierta de discos polícromos de cerámica vidriada y fragmentos de cristales rotos de distintos colores ha sido comparada pictóricamente con la serie de óleos de Claude Monet “Les Nimphéas” (1840-1926).

El coronamiento de la fachada con el aspecto de un dragón, la cruz de cuatro brazos en la parte superior de una torrecita cilíndrica que emerge del tejado y que podría representar la empuñadura de una espada, así como las columnas con aspecto de huesos y los balcones de hierro que sugieren calaveras, han dado lugar a interpretaciones populares en torno a la leyenda de Sant Jordi, patrón de Catalunya.

Otras leyendas relacionan la fachada con elementos de carnaval: el coronamiento de la fachada parece el gorro de un arlequín, el recubrimiento de trencadis de colores parece confetti y la forma de las barandillas, máscaras.

En la ciudad se la conoce como la casa de los huesos, la casa de las máscaras, la casa de los bostezos, la casa del dragón. La espectacular fachada no deja indiferente a nadie y hace que los transeúntes se detengan a mirarla a cualquier hora del día.

Mas allá de las interpretaciones populares, la fachada es una composición alegre, un guiño de Gaudí a la humanidad. Cuando recibe la primera luz de la mañana, el brillo y los destellos la dotan de vida y movimiento armónico y equilibrado, cual elemento orgánico y vivo en el paisaje urbano.

La Casa Batlló dejó de pertenecer a la familia Batlló en la década de los años cincuenta, después de haber sufrido serios daños durante la guerra civil, cuando acogió a un centenar de refugiados.

Desde la década de los noventa, la propiedad está en manos de los actuales propietarios que han encargado sucesivas obras para recuperar y restaurar íntegramente la casa, tanto en lo estructural como en lo ornamental. A partir de 1995, se desarrolla una primera línea de actividades consistente en el alquiler de salones para actos y convenciones. En 2002, la Casa Batlló abre sus puertas a público con motivo del Año Internacional Gaudí, para las visitas culturales. Ambas actividades continúan desarrollándose a la fecha con un crecimiento continuado y con constantes innovaciones en la oferta y contenidos.

Actualmente, el edificio Casa Batlló es uno de los iconos de Barcelona, y uno de los atractivos culturales y turísticos mejor valorados. El edificio está gestionado por la sociedad Casa Batlló S.L.U. que se ha hecho un nombre de prestigio y seriedad, caracterizándose por una gestión abierta e innovadora en todos los ámbitos.

TripAdvisor
@taniaaaaa13
@flooflorence
@bsrrbrbr
@karinabrauer
@marcacondal
@karinabrauer
@casabatllo
@emeraldaxm
@gsxxrrhard
@glorialima
@vanmartinazzo
@solveigtinlund
@you5566
@marillustrations
@you5566
@ssinlimbo
@luca_mariani_1212
@mpahmadi
@andyv_12
@deborahleroyf
@trojof
@tattoosexcanabis
@tattoosexcanabis
@dee_zasterzone
@dee_zasterzone
@dee_zasterzone
@alevcetinguc
@yvonne1s
@yvonne1s
@yvonne1s